LA BANDERA EN EL BARCO

La cuestión de las banderas de cortesía puede ser un asunto delicado, pero estoy de acuerdo con quienes piensan que los navegantes están echando en el olvido el uso correcto de los pabellones y las banderas. No es sólo la desidia general ante la bandera nacional incorrectamente utilizado que me opongo, aunque no hay nada tan vergonzoso como un pabellón empapado de rocío por haber estado fuera toda la noche o una cuerda multicolor de banderas y gallardetes colgada de una driza como si fuera una colada Tampoco considero (como lo hace el sector crítico más severo) que el descuido en los preceptos de banderas constituya un acto de traición, ya que todos conocemos un buen número de sobresalientes propietarios de barcos que simplemente profundizan poco en todo este asunto, pero que se horrorizarían si, por ejemplo, se les sugiriera que están siendo irrespetuosos con la Corona y el país por el hecho de no izar y la bandera nacional en los momentos adecuados Lo que más me disgusta es la indiferencia estúpida por las costumbres establecidas en la mar, tanto si la demuestra un navegante que no pone su bandera correctamente como si lo hace otro que vaya en un barco deportivo con las defensas colgando por la borda. Después de todo, nosotros somos los depositarios de una larga y respetada tradición marinera y estoy seguro de que nuestros antecesores no habían aprobado algunas de las prácticas poco ortodoxas que hoy en día se pueden ver en las costas habiendo todo tipo de accesorios para la correcta señalización. Están, de hecho, aquellos de la antigua escuela que abogaban por no menos que un azotamiento para cualquiera que fuera cogido mostrando la «Union Flag a bordo de un barco Las normas sobre las banderas de cortesía no son nada complicadas y los residentes extranjeros cuyos barcos están registrados en Gran Bretaña deberían observarlas con especial cuidado. Los tripulantes tienen que tomar nota de esto, ya que es normalmente sobre ellos sobre quienes recae la tarea de izar y arriar las banderas. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *